Precio: 20

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, los Aliados temían que el nazismo alemán pudiera reorganizarse y resurgir de sus cenizas. Con tal fin, en el marco de lo que se llamó la " desnazificación " del país, se persiguió a todos los jerarcas del partido nacional socialista y altos funcionarios del Tercer Reich, y se investigó a todo tipo de cargos medios y bajos relacionados con el régimen. Los diplomáticos, funcionarios y espías alemanes que estaban destinados en España decidieron no regresar a su país al terminar la guerra. El régimen del general Franco les dio refugio junto a otros cargos del Tercer Reich que habían logrado huir y llegar a nuestro país. Los Aliados hicieron todo lo posible para lograr su repatriación a través de sus servicios diplomáticos y de inteligencia destacados en España. En abril de 1946, ya habían elaborado un censo de unos 10.000 alemanes que residían en España, a partir del cual confeccionaron tres listas de 1.677 hombres y mujeres que debían ser repatriados a Alemania. Pero, evidentemente, no encontraron la entusiasta cooperación del régimen de Franco. Aunque el Gobierno español detuvo a algunos y los entregó a los Aliados, los expedientes de muchos de ellos fueron deliberadamente ignorados durante el proceso, lo que les permitió eludir la repatriación, muchos marchándose a Sudam...

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted