Precio:23.50

La faceta cinematografica no es una anecdota en la vida y en la obra de Marias, sino que responde a sus dos grandes vocaciones: primera, la de filosofo con Ortega y Gasset, ver es pensar con los ojos, y viendo historias de ficcion en la pantalla Marias hizo antropologia filosofica; segunda, la de escritor la prensa le ofrec io un medio ideal, convirtiendose en critico divulgativo y articulista prolifico, que logro que su obra brotara en la plazuela intelectual del periodico.El libro de Alfonso Basallo transmite una gran leccion: que para Julian Marias el cine no era solo un formidable entrenamiento, sino tambien un campo ideal para analizar la vida humana, una laboratorio donde diseccionar las cosas que de verdad nos importan: el destino, la muerte, el azar, la libertad, el amorEl primer critico que escribio sobre Doctor Zhivago, Verano del 42 o El silencio de los corderos en la prensa española no era periodista sino filosofo. Se llamaba Julian Marias, fue discipulo de Ortega y Gasset, autor prolijo y muy leido, y uno de los mayores intelectuales españoles de la segunda mitad del siglo XX.En realidad, Julian Marias conocio antes a Buster Keaton y a Chaplin que a Aristoteles o a Ortega: fue espectador de cine antes que filosofo. 

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted